• patriciatellez

Chase & Gautier, un cuento de hadas en Francia


¿Cuántas de nosotras soñamos con una boda en Francia? ¿Cómo tener una boda de cuento de hadas en Francia? Esto lo logramos con Chase & Gautier y aquí les dejo la gran experiencia que tuve al ser su wedding planner.


Ella, una princesa del Upper East Side de Nueva York, él, nacido en Francia. Decidieron tener una boda en Francia, casandose en un castillo de ensueño al sureste de la capital del amor; un lugar lleno de historia, paisajes y una arquitectura que brindan el tono romántico perfecto, para un día perfecto.


Trabajar con Chase ha sido una experiencia maravillosa, ella y su madre participaron en todo momento en el proceso de diseño del evento. Cada semana nos reuníamos con la novia, para hablar y afinar los detalles de una boda que pronto se convertiría en el sueño de toda pareja, para ella era muy importante toda la decoración y cada detalle.



Su madre fue parte importante en el aspecto del diseño, de hecho, es totalmente Chase, ella decidió la combinación de flores, colores, bases y ¡todo salió perfecto!



El reto de toda wedding planner es no impulsar tu estilo, sino conocer a tu cliente y saber exactamente lo que busca. Chase desde el principio fue increíblemente abierta conmigo y al llegar a conocerla sabía todos los detalles que harían su día perfecto.








El vestido es de la maison couture de Galia Lahav. Durante casi tres décadas las mujeres han soñado con poder lucir sus diseños mientras caminan al altar, y Chase lo ha lucido como una princesa real. Su ramo fue de rosas blancas.




Chase y Gautier se casaron por la iglesia, el padre Emmanuel fue quien los unió eternamente ante familiares y amigos. La ceremonia estuvo armonizada por una violinista, que al entrar Chase y ante la emoción y lágrimas de los invitados, tocó la canción de Ave María, mientras caminaba al altar con una sonrisa en su rostro. La madre de Gautier tampoco pudo contener las lágrimas de felicidad al ver a su hijo en el altar.


La boda se realizó en mayo, y a pesar de que todo el tiempo llovió, los novios e invitados no se vieron afectados ni preocupados por el clima, durante toda la fiesta disfrutaron y celebraron junto a Chase y Gautier.



Posterior a la ceremonia religiosa, los ahora esposos, y sus invitados se dirigieron frente el gran Château de Varennes para disfrutar del evento. Las bebidas de coctel fueron servidas una hora en la terraza del castillo y una hora al interior ya que empezó a llover; se sirvió champagne y deliciosos canapés del chef Nathan Muir.












La recepción fue en el salón del castillo, todo vestido de blanco, con candelabros plateados. La decoración floral estuvo a cargo de Olivier Leclerc, padrino de Gautier, donde tuvieron peonias blancas y rosas pálido combinadas con flor nube. Como si se tratara de un castillo real en invierno.


El pastel fue hecho con mucho detalle, todo blanco envuelto en foundant traído desde Dijon. Los novios lo partieron después de su primer baile.



Esta, fue la primera boda de mi temporada francesa. Si quieres conocer más sobre nuestro servicio de Bodas Destino, en Patricia Téllez contamos con planes y destinos perfectos para ti, ingresa aquí.


  • Facebook
  • Instagram